El Bosque Comestible

Un bosque comestible es un sistema agroforestal diseñado por los humanos que intenta imitar ciertos patrones de la naturaleza donde además de producir comida, también es un lugar de protección para la fauna y el suelo, retiene carbono, agua y favorece a crear un microclima en la zona, entre otras funciones. Cuanto más diverso, mejor.
Características de un Bosque Comestible:

  1. La mayoría de las plantas siguen vivas año tras año sin la necesidad de estar sembrándolas cada año, es decir, son Plantas perennes.
  2. Crecen juntas muchas especies, es decir, es un sistema en poli-cultivo.
  3. Cada planta contribuye al éxito del huerto porque cumple varias funciones, es decir, es un sistema multi-funcional.
  4. Las plantas sirven para comer, es decir, es un ecosistema comestible.
  5. Además es un sistema multi-usos, ya que las plantas además de comida, también proveen: leña, fibras, forraje, nutrientes y plantas medicinales.
Algunas de las ventajas que tenemos cuando imitamos a un bosque natural son:
  1. Un alto nivel de estabilidad de nutrientes.
  2. Un alto nivel de biodiversidad, interdependencia y cooperación natural.
  3. Una gran capacidad de adaptarse a las dificultades (sequía, heladas, etc.), a esta capacidad se le llama resiliencia.
  4. Un bajo nivel del uso de energía basada en el petróleo y los fertilizantes químicos.
¿De qué tamaño puede ser un bosque comestible?
Este sistema se puede adaptar a la pequeña o gran escala. Existen bosques comestibles que son de 9 por 15 metros hasta 1 hectárea. También puedes tener un bosque comestible urbano de traspatio, en el que es posible cultivar frutas, frutos secos, bayas, hortalizas, hongos y otras plantas útiles.
Metas del sistema del bosque comestible
  1. Cultivar una abundante diversidad de comida deliciosa y nutritiva junto con otros productos de utilidad. Lo que se busca con un bosque comestible es precisamente producir comida. Se trata de obtener el máximo rendimiento con la menor cantidad de energía invertida, utilizando cultivos que sean diferentes en su forma de crecimiento, de cosecha, de manejo y que utilicen diferentes espacios dentro del área. La idea es diseñar un bosque comestible que produzca alimentos que nos gusten y que sean nutritivos, pero también que nos atrevamos a producir cosas nuevas. No es común producir la comida de esta forma, así que debemos de estar dispuestos a aprender sobre la marcha y aprender de los errores.
  2. Crear un ecosistema estable y resiliente, que se mantenga y se renueve a sí mismo gracias a la energía solar y a los nutrientes de la tierra. Se busca que el bosque comestible produzca rendimientos útiles durante un largo periodo de tiempo. La resiliencia es la habilidad de un sistema, que bajo condiciones de estrés (sequía, exceso de lluvia o humedad, helada, falta de manejo, etc.), pueda volver a su estado original una vez que el estrés haya pasado. Por ejemplo en muchos ecosistemas húmedos templados y tropicales, el bosque o la selva regresarán una vez que hayamos dejado de estresar el paisaje con mala agricultura o ganadería. Las plantas perennes son usualmente más resilientes que las anuales. Al decir que el ecosistema debe mantenerse a sí mismo, se quiere decir que una vez establecido el bosque comestible, las labores como deshierbe, riego, adición de nutrientes, control de plagas, preparación constante del suelo y todas las cosas que requiere un huerto o un cultivo normal, ya no habrá que hacerlas, pues el ecosistema creado las hará por sí mismo, al menos ese es el ideal. Este ideal se logrará con un buen diseño que incluya plantas y animales que juntas provean las funciones esenciales que necesita el sistema para ahorrarnos todas esas tareas. Por supuesto que el bosque comestible requiere que lo manejemos, nuestra funcióon es guiar la sucesión y evolución de las plantas, introduciendo o quitando ciertas plantas para minimizar la competencia y maximizar la cooperación.
  3. Proteger y restaurar la salud del ecosistema. El bosque comestible lo hace de varias maneras como: · Estableciendo e incrementando el hábitat para especies silvestres en peligro, insectos benéficos y plantas. · Mejorando los procesos del ecosistema como la filtración del agua de lluvia, purificación del aire, conservación de nutrientes, conservación de suelos y almacenamiento de biomasa. · Reduciendo el impacto de la agricultura industrial por reducir el uso de fertilizantes y pesticidas tóxicos y minimizando la abundancia de especies oportunistas (como el pasto estrella). · Proveyendo comida, plantas medicinales y otros productos para el consumo local, reduciendo el impacto de la agricultura industrial.
  4. Mantener la belleza, la elegancia y el espíritu del paisaje.
  5. Mejorar las sustentabilidad económica. Producir comida, leña y plantas medicinales reduce el gasto de tener que comprarlas. Normalmente, hacer un bosque comestible requiere una inversión inicial de tiempo y materiales, pero una vez que el bosque está establecido, el costo de mantenimiento y de producción de comida es muy bajo. Mejor nutrición, ejercicio moderado y la atmósfera y la belleza de un bosque comestible promoverán una mejora en la salud.
  6. Cultivar una nueva forma de participación de las personas dentro del paisaje cultural y natural. El bosque comestible también busca el ideal que Fukuoka propone de la agricultura: El cultivo y la perfección de los seres humanos. Permitiendo una nueva relación con el ecosistema – una relación que nos invita a ver cómo podemos y debemos interactuar con el ambiente para satisfacer nuestras necesidades y respetar los derechos del resto de los miembros de la comunidad del planeta. ¿Cómo podemos cooperar? ¿Somos parte de la naturaleza? ¿Cuál es nuestro rol en el ecosistema? ¿Qué es sagrado y que no lo es? ¿Cómo podemos manifestar eso sagrado en nuestras interacciones diarias con el mundo?
Los 5 elementos de un bosque comestible: Hay 5 elementos que usamos para diseñar nuestro bosque comestible.
1. Niveles de vegetación (la estructura vertical de un bosque comestible) Cada nivel de vegetación tiene diferentes funciones ecológicas, y afecta a los otros niveles en el ecosistema en diferentes formas. Entender estas funciones y los efectos, nos ayudará a hacer un mejor diseño. Los niveles de vegetación de un bosque comestible son: Tierra (de 0 a 15 cm.) Hierbas (de 15 cm. a 2 metros) Arbustos (de 2 a 4 metros) Árboles bajos (de 4 a 15 metros) Árboles altos (de 15 metros en adelante) Enredaderas (de 15 cm. en adelante) .
2. Horizontes del suelo Suelo sano genera plantas sanas. Por otro lado, la vegetación provee numerosas funciones ecológicas, incluyendo la captura, la producción, el reciclaje y el almacenamiento de energía, etc. Este ciclo ecológico se nota en los 6 niveles del suelo que tienen cada uno sus características propias. Por eso, los horizontes del suelo se usan como indicadores fundamentales de la calidad del sitio.
3. Densidad de la vegetación La distancia entre un árbol, un arbusto, una planta y otro es muy importante en un sistema porque la cubierta vegetal da un carácter ecológico específico a un espacio. En un bosque joven, hay una etapa de competencia, en donde cada especie vegetal está luchando por conseguir los nutrientes y la luz que necesita para poder vivir. Conocer las interacciones entre las plantas y sus necesidades es necesario para poder elegir la distancia adecuada entre los componentes que mantienen la vida en óptimas condiciones.
4. Patrones Para poder diseñar un bosque comestible, nos inspiramos de algunos de los patrones que se encuentran en los sistemas naturales. Ellos son un reflejo de las funciones ecológicas y de las interacciones que existen dentro un sistema. Entonces, elegimos el patrón que mas responde a nuestras necesidades, nuestros objetivos y nuestros deseos específicos. Hay patrones populares como: orillas del bosque, zonas abiertas, grupos de plantas, prados etc. También, un bosque comestible puede ser organizado con el objetivo de favorecer la propagación y la dispersión de semillas, la polinización y la protección contra las plagas y los parásitos.
5. Diversidad En un sistema, la diversidad vegetal, que consiste en la combinación entre el número de especies y la abundancia de ellos, crea estabilidad y resiliencia, reduce la competencia, provee nichos ecológicos mientras aumenta la producción. Como en la naturaleza, el bosque comestible, para ser durable, tiene que presentar escalas de diversidad que fortalecen las interacciones positivas entre sus componentes (plantas, animales, microbios etc.). Ademas de la diversidad vegetal, un sistema puede ser influenciado por otros tipos de diversidad como la composición (especies, suelo, organismos), la estructura (patrón, microclima, edad de los árboles y distribución, insectos…) y la función (productor, polinizador…).
Authores: Marina y Fabricio de Minga Verde Permacultura
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s